Saquitos con Pechuga de Pollo y Cebolla Caramelizada

Este nuevo entrante va dedicado a toda la gente que me ha ayudado  y asesorado sobre qué ingredientes podría ponerle. Como sabéis hace poco cociné unas empanadillas y me sobró un poco de hojaldre que hoy nos ha servido para esta nueva receta. Espero que os guste 😉

Ingredientes

  • Hojaldres
  • 4 pechugas de pollo finas
  • Cebolla
  • Azúcar
  • Vinagre
  • Piñones
  • Pasas
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Sal

Preparación

Cogemos la cebolla y la picamos en tiras finas (cuanto más finas sean mejor). Preparamos la sartén con un poco de aceite de oliva. Una vez esté caliente echamos la cebolla.

Vamos a dejarla hacerse no con demasiado fuego, para que no se nos queme. Cuando la cebolla esté blanda le empezamos a añadir el azúcar. Con esto vamos a conseguir caramelizarla. La cantidad de azúcar depende de la cebolla lo grande que sea. Para terminar de hacer la cebolla le añadimos un poquito de vinagre de Módena.

La cebolla ahora tendrá un color más rojizo (gracias al vinagre) y la dejaremos a fuego lento. Cogemos las pechugas de pollo y la salpimentamos por ambos lados. Terminado este paso, las cortamos en tiras y las echamos en la misma sartén donde está la cebolla.

Subimos un poco el fuego hasta que la pechuga esté bastante echa. En ese momento introducimos las pasas y los piñones. En ambos casos solo ponemos un pequeño puñado. Lo dejamos hacerse unos 2 min y apagamos el fuego.

Ahora es el momento de hacer los saquitos. Precalentamos el horno a 180 grados. Cogemos el hojaldre y lo rellenamos con el relleno que hemos preparado. Recordad no pasaros porque sino no se podrá cerrar. Cuando esté cerrado lo colocamos en la bandeja del horno. Una vez terminados todos, cogemos la bandeja y la introducimos en el horno. Dejamos que se hagan durante unos 15 o 20 min. Y listos para comer!

Consejos

–        Para hacer la cebolla, yo la he cortado en dos partes y luego la he cortado en finas tiras. Recordad que nada de cortar en daditos

–        La cantidad de azúcar que hace falta depende de la cantidad de cebolla que hay. Sabréis que esta echa o bien comiendo un trocito o porque veréis que hace un como una salsa cuando intentas despegar los trozos.

–        Tanto el vinagre como el aceite son a gusto del consumidor. Quizá ese tipo de vinagre no os guste. Si es el caso podéis usar vinagre de vino blanco.

–        Los hojaldres usados son los de La Cocinera. En este caso son un poco pequeños, así que por eso veréis que no están bien cerrados del todo. Sin embargo no afecta al sabor ni al resultado.

–        Si no os apetece pechuga de pollo, lo podéis acompañar con espinacas y taquitos de jamón o chorizo.

–        Las cantidades de piñones y de pasas es al gusto de cada uno. Yo pongo un puñadito para que no supere el sabor a otros ingredientes y así pueda hacer bien su función de contraste.

2013-07-30_14.00.26[1]

Por cierto! esta receta va en apoyo a la iniciativa de los agricultores de Freshvana, tienda online donde comprar frutas y verduras ecológicas, para donar una parte de su producción a comedores sociales. Con esta mención en mi blog, incrementan su donación en 20 kg. ¡Súmate!

Anuncios

Brownie a la taza

Hoy toca postre! La receta de hoy debería estar en el manual de cualquier soltero. Es fácil, rápida y encima sabrosa. Con solo el chocolate en polvo se consigue que sepa mucho a chocolate. Si os da miedo el horno o los utensilios de cocina esta es vuestra receta.

Ingredientes

  • ¼ de taza azucar
  • ¼ de taza harina
  • 2 cucharadas de cacao en polvo
  • 2 cucharadas de aceite
  • 3 cucharadas de agua
  • 1 pizca de sal

Preparación

Se empieza mezclando en la taza con una cuchara la harina, el azúcar, el cacao en polvo y la pizca de sal. Una vez que estén bien mezclado, se le añade el agua y el aceite. Removemos todo junto hasta tener una masa homogénea.

Con todos los ingredientes juntos se pone la taza en el microondas unos 3 o 4 min. Y listo!

Consejos

–        Al principio veréis que sube muy rápido. No os asustéis, vuelve a bajar. Si queréis que suba y se mantenga solo hay que añadirle levadura en la mezcla.

–        El tiempo en el microondas depende de cada microondas. Como siempre pongo un tiempo orientativo, pero por desgracia cada electrodoméstico es un mundo y no puedo poner nada exacto.

–        Sobre el cacao en polvo. Yo he usado Nesquik, porque es el que uso para desayunar y porque por ahora no me ha provocado ningún síntoma de intolerancia. Si vuestro grado de intolerancia es más severo se puede buscar cacao en polvo que sea negro, o en http://www.senslac.com/chocolate/pagina2 , donde tienen todos los productos sin lactosa que deseemos y de cualquier marca.

–        Lo mejor de esta receta es que también la podéis usar con los pequeños de la casa para que le vayan pillando el gusto por la cocina, estudiantes, gente que no le guste cocinar,… No hay escusas! Solo hacen falta 5 min 😉

Imagen

Empanadillas de Atún y Huevo

Hace tiempo que no cocino nada por problemas de salud, pero hace unos días que le iba dando vueltas a esta receta. Es perfecta para una merienda, un almuerzo, cuando te apetezca picotear algo,… Además es muy fácil de cocinar y para manos inexpertas es una muy buena manera de empezar cocinando.

Ingredientes

  • Hojaldres
  • 1 lata de atún
  • 2 huevos
  • Tomate frito

Preparación

Cogemos uno de los huevos y lo ponemos a hervir unos 10 o 12 min. Una vez cocido ponemos a precalentar el horno a 180 grados.

El siguiente paso es coger la lata de atún y quitarle todo el aceite. Cuando esté bien escurrido meterlo en un bol. Con el huevo ya templado podemos quitarle la cáscara y cortarlo en taquitos pequeños. Una vez hecho esto solo queda ponerle el tomate y mezclar bien.

Con la mezcla hecha, vamos a coger el otro huevo y ponerlo en otro plato para batirlo. Ahora tocara coger los hojaldres y empezar a rellenarlos. Recuerda que se pone la cantidad en el medio y la suficiente para poder cerrar el hojaldre sin problemas. Una vez cerrado con un tenedor vamos a ir pegando por toda la zona exterior (con esto queda la típica zona ondulada), dejándolo así cerrado completamente.

Para finalizar con un pincel de cocina se moja en el huevo batido y se unta en cada una de las empanadillas. Lo ponemos en el horno y esperamos a que estén dorados. Cuando veamos que están en su punto solo queda sacarlos y dejarlos enfriarse para poder comerlos.

Consejos

–        El tomate que yo he usado es el tomate frito de lata, no el de tipo solis. Con este deja más sabor a tomate, además de que es más espeso.

–        La cantidad de tomate que hace falta no la he puesto ya que es depende del consumidor. Yo le he puesto como 2 o 3 cucharadas soperas. Cuanto más tomate más blandas quedarán por dentro.

–        Intentad quitar el máximo de aceite que podáis al atún. Cuanto más aceite quede más pesado y blando quedará por dentro.

–        Los hojaldres que yo he usado son unos de La Cocinera. Son pequeños y por eso me ha dado para 9 o 10 empanadillas. Las hay de varios tamaños, así que todo depende del cocinero qué cantidad quiera hacer.

–        Con el huevo batido se puede usar para otras cosas luego. En mi caso, como ayer comí tortilla, me he preparado una mascarilla casera con el huevo y 2 cucharadas de miel. No hay que tirar nunca nada.

Imagen

Bizcocho de cítricos

Esta nueva receta la encontré hace tiempo en un libro de repostería cuando estaba haciendo un trabajo para clase. Por aquel entonces no sufría mi problema de intolerancia y no le di la importancia que le doy hoy en día, ya cada postre que encuentro sin nada de leche o mantequilla es como pequeños milagros, porque es muy difícil hacer algo de repostería sin nada de leche o mantequilla.

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 100 ml aceite
  • 100 ml zumo de naranja
  • 50 ml zumo de limón
  • 250 gr de galleta
  • 150 gr de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • Ralladura de naranja

Preparación

Antes de empezar a hacer nada cogemos los 250 gr de galletas y las molemos hasta convertirlas en algo fino, que no queden trocitos de galleta (pensad que sea tipo harina). Una vez terminado precalentamos el horno a 180 ºC.

Batimos los huevos con el azúcar en un bol. Le añadimos los zumos y el aceite y volvemos a batir un poco hasta que quede mezclado. Una vez mezclado todo le añadimos las galletas molidas , el sobre de levadura y una pizca de sal. Ponemos también la ralladura de naranja y mezclamos todo bien hasta que esté todo unido.

Ahora ponemos la mezcla en un molde previamente engrasado con mantequilla o, como en mi caso, con papel vegetal. Lo metemos en el horno durante unos 40 min. Una vez comprobado que ya esta, lo sacamos y listo.

Consejos

–        Para hacer la harina de galleta si no tienes un molinillo, se puede usar un mortero. Estaréis unos 10 min moliendo la galleta, pero os prometo que queda perfecto y además a desahogarse un poco 😉

–         Recordad de antes de introducir los zumos, tanto limón como naranja, pasarla por un colador y así quitarle toda la pulpa.

–        Con la ralladura de naranja con un poco es bastante. Si ponemos demasiado puede amargarnos el bizcocho. Con un lado de la naranja es suficiente. Y recuerda hacerlo antes de hacer el zumo ya que resulta más cómodo para poder rallarlo.

–        Recuerda no abrir el horno antes del tiempo dicho, ya que si lo haces se nos bajaría el bizcocho y ya no quedaría tan bonito. También recuerda pincharlo antes de sacarlo para comprobar si esta hecho por dentro.

–        Las galletas que he usado son sin lactosa. Las he encontrado en Mercadona.

–        Yo le he puesto harina por encima para decorar, pero puedes añadirle cualquier cosa. La imaginación al poder!

Imagen

Pasta con Baicon y Manzana

Siempre he leído que hay que comer 5 raciones de fruta y verdura al día, pero no sabia de qué manera introducir la fruta en mi vida. Un día fui a comer a un restaurante con mis padres y probé este planto del que me quedé encantada al instante. Así que este plato es para todos aquellos que no os gusta comer fruta a bocados, sino que esté rodeada de otros sabores.

Imagen

Ingredientes

  • Pasta
  • ½ manzana
  • 50 g de bacon
  • 50 g de champiñones
  • ¼  de cebolla
  • Aceite
  • Sal
  • Orégano
  • Queso rallado

Preparacion

Empezamos cortando el bacon en tiras. Ponemos la sartén al fuego con un poco de aceite y lo freímos. Retiramos el bacon. Cogemos los champiñones y los cortamos también a tiras y lo introducimos dentro del mismo aceite del bacon. Lo freímos también hasta que esté dorado y lo reservamos en compañía del bacon. Picamos la cebolla y la freímos un poco y la dejamos también reservada.

Ahora con la media manzana la cortamos a dados, con piel incluida, y la ponemos con el mismo aceite. La dejamos a fuego lento para que se vaya haciendo. Mientras ponemos la pasta a hervir (con agua, aceite y sal).

Con la pasta ya en su punto y la manzana blandita, lo ponemos todo en la sartén y lo mezclamos todo durante 2 o 3 minutos.

Una vez en el plato le ponemos el orégano y el queso rallado.

Consejos

–        Para saber si el bacon fijaros que la zona de la grasa este blanda y que la carne tenga un color rosa más subido.

–        No poner mucha cantidad de aceite, ya que el bacon por sí mismo suelta su grasa y hace que tengamos más aceite. A mi no me gusta que las cosas queden aceitosas, así que en el último paso, cuando ponemos ya todo junto en la sartén, quito todo el aceite que pueda y que no se me queden pegado nada.

–        ¿Qué hacer con la otra media manzana? Pues puedes comértela como postre, en compañía de otra pieza de fruta, o hacerte una pequeña macedonia.

–        ¿Qué hacer con la cebolla que me sobra? Yo la suelo picar toda y guardarla en un tupper en el congelador. Cuando me hace falta tiro de ahí.

–        Si no os gusta la cebolla podéis probar con cebolletas.

–        La manzana que yo he usado es una manzana verde, pero eso es siempre al gusto del consumidor. Si no os gustan podéis poner de la que más os guste.

–        La pasta que podéis poner es cualquiera, en mi caso he usado spaguettis, pero hacerlo con todos los tipos de pasta que existen.

Sitios sin Lactosa: Il Gelataio

Hoy como postre tenemos helado! Y ya que yo no puedo hacerlo os voy a contar sobre una heladería que tiene helados de soja. Sí! Helados de soja! Esta heladería es mi salvación cuando llega el verano.

DSC_0046 DSC_0055

Si la buscáis esta situada en pleno centro de Valencia. Esta en C/Ribera nº 11. Es la calle peatonal donde esta situada la salida del metro con parada Xativa. Esta salida tiene el Mcdonalds al lado. La heladería tienen una buena atención con el cliente, que aunque no os lo creáis se agradece muchísimo.

Con respeto a los sabores la variedad es escasa. Existe de sabor a soja, de sabor a avellana y de sabor a chocolate. Yo he probado el de avellana y chocolate y os puedo decir que el sabor es muy fuerte. Si solo pides un sabor puedes aburrirlo y en vez de ser algo placentero se puede volver una tortura, tanto que para tener que sentir que te has refrescado tendrás que comprar una botella de agua. Esta vez no lo mezclé, pero si puedo pido una mezcla entre chocolate y avellana, y con eso consigo que sepa como un kínder bueno (porque sí, me encantaban los kínder buenos cuando podía consumirlos sin que me causara dolor de tripa). La tarrina pequeñita cuesta unos  2 euros.

DSC_0052

Así que si quereis tener un buen helado de verano ya sabeis donde acudir. Y para los que no teneis problemas de intolerancia hay un montón de sabores más que poder tomar. Esta es su página: http://ilgelataio.es/IL_GELATAIO.html

Crêpes

El postre de hoy es mi postre favorito. Aún recuerdo con cariño la primera vez que lo comí. Era muy pequeña, con unos 10 o 11 años, y desde entonces siempre que tengo oportunidad lo como: en mi clase de francés del instituto, en París, en casa de una amiga… Hasta que llegó el día que ya no pude comer ninguno. Que disgusto cuando te das cuenta de que no lo puedes comer!

Así que un buen día decidí probar sin lactosa y que placer al notar que estaban igual de sabrosos o más! Espero que os guste la receta de hoy tanto como a mí 😉

Imagen

Ingredientes

  • 1 huevo
  • 38 gr harina
  • 63 ml de leche de soja
  • 1 cucharadita de azucar
  • 13 gr de margarina

Preparación

El primer paso es batir el huevo en un bol. Luego añadimos la harina poco a poco mientras vamos batiendo, le echamos el azúcar, y para terminar añadimos en pocas cantidades la leche en soja. Esto lo hacemos para que no tengamos grumos luego. Para terminar calentamos la margarina en el microondas hasta que se deshaga (unos segundos son suficientes) y lo añadimos a la mezcla.

Ahora cogemos una sartén y la ponemos a fuego medio. Cogemos un poco de margarina y con un paño de cocina la pasamos por toda la sartén. Esto hará que no se pegue luego la pasta.

Una vez hecho con una cuchara sopera echamos dos o tres cantidades de masa. Tened en cuenta que haya masa en toda la sartén pero que no tengamos demasiada cantidad. Dejamos que se dore durante unos segundos y cuando veamos que podemos despegarla sin problemas le damos la vuelta y seguimos con la otra parte.

Se repite la misma operación hasta terminar con la masa y se pueden comer solos, con chocolate, con mermelada, con azúcar… las opciones son infinitas. Bon appetit!

Consejos

–        Con esta receta os da para unos 6 o 7 crêpes. Si quereis hacer para 4 personas solo hay que multiplicar por 4 las cantidades, excepto los huevos. Solo harán falta 3.

–        Con la margarina, yo lo que suelo hacer es, en vez de calentarla en el microondas la caliento directamente en la sarten. Así ya tengo la sartén preparada para hacer crêpes.

–        El darle la vuelta al crêpe de una sola vez es el paso más difícil de todos. Solo os hace falta una buena espátula y práctica.

–        Para saber cuando esta hecha la primera cara del crêpe fijaos que hará como una especie de burbujas hacia dentro. Además cuando despeguéis de la sartén hacedlo despacio para que no se os rompa.