Espaguetis a la carbonara sin nata

Esta es mi propia variación de la receta de espaguetis a la carbonara. Como bien sabréis no podemos usar nada con lactosa y hasta que encuentre una nata que sea aceptable para mi estómago solo podré hacer esta variedad de receta.

Ingredientes

  • Spaguetis
  • Taquitos de pavo
  • 1 huevo
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Oregano
  • Queso rallado

Preparación

Ponemos el agua a hervir con un poco de aceite y sal. Ponemos los espaguetis dentro y dejamos que se vayan haciendo.

Mientras en una sartén ponemos los taquitos de pavo y los vamos dorando. Batimos el huevo y le añadimos sal y pimienta. Cuando los taquitos estén en su punto añadimos el huevo en la sartén y removemos para que no se nos quede como una tortilla.

Con los espaguetis preparados, los sacamos del agua y los metemos en la sartén. Lo removemos y le añadimos el orégano. Solo nos queda emplatar y listo!

Consejos

–        Las cantidades son al gusto del consumidor. Yo consumo poco, pero cada soltero es un mundo.

–        Para hacer los taquitos de pavo recuerda hacerlos a fuego medio bajo. Si no se van a quemar muy pronto por fuera y no estarán sabrosos.

–        Si no quieres taquitos de pavo puedes utilizas tiras de bacon, como en el original.

–        Si queréis le podéis poner queso rallado por encima, siempre sin lactosa. Uno de los que yo uso es del Mercadona.

Imagen

Pechugas de pollo con salsa de miel y limón

Como sabréis me cuesta horrores comer frutas y las tengo que esconder per a poder pegarles bocados. Con esta receta tomamos el zumo de un limón y añadimos de esa manera una de las 5 frutas y verduras que hacen falta al día.

Esta receta nace del cansancio de comer pechuga con kétchup; porque sí, se pueden añadir otros ingredientes para hacerla sabrosa. Como siempre, receta fácil y sencilla para poder cocinar cualquiera.

Ingredientes

  • 2 trozos de pechuga
  • 3 cucharadas de miel
  • 1 limón
  • 1 patata
  • Una pizca de sal
  • Aceite de oliva

Preparación

Empecemos esta receta haciendo zumo de limón con el limón. En un bol ponemos el zumo de limón, las 3 cucharas de miel, la pizca de sal y un poco de aceite de oliva. Con todos los ingredientes juntos,  vamos a mezclarlos bien.

Una vez mezclado cogemos las pechugas de pollo y las cortamos en tiras. Ponemos la pechuga en el bol y lo mojamos bien. En este momento tapamos el bol y lo dejamos en la nevera entre media hora y una hora entera.

Imagen

Pelamos la patata y la cortamos en tiras. Lo dejamos en agua durante unos 15 min para que suelte el almidón.

Ponemos aceite en una sartén y cuando esté caliente metemos las tiras de patata para freírlas. Terminadas de freír la ponemos en un plato con un papel absorbente y las dejamos de lado mientras van perdiendo el exceso de aceite.

Quitamos el aceite de la sartén y ponemos los trozos de pechuga ahora en ella a fuego medio. Cuando estén hechos (que no dorados) metemos la mezcla del bol en la sartén. El siguiente proceso es dejar que se vaya evaporando la mezcla hasta que quede la salsa de miel.

Solo nos queda emplatar y listo!

Consejos

–        Si vais a hacer más trozos de pechuga recordad añadir más cantidad de miel y zumo de limón.

–        Recordad de no poner los trozos de patata con aceite hirviendo. Si esta muy caliente os salpicará mucho.

–        No os paséis con la cantidad de pechuga y salsa. Al ser miel es muy dulzón y se puede hacer pesado comer.

–        Yo he usado patatas para acompañar pero podéis poner cualquier otra cosa como,  por ejemplo, verduras salteadas.

 Imagen

Masa para pizzas

La primera vez que hice la masa para pizzas me prometí a mi misma no volver a comer masas precocinadas. Lo que me estaba perdiendo! Os prometo que una vez que lo hagáis no aceptareis ya cualquier pizza, solo las que sepan igual de bien que las vuestras.

Ingredientes

  • 100 cl de agua
  • 150 gr de harina
  • 1 pizca de sal
  • ½ sobre de levadura
  • 7 cl de aceite de oliva

Preparación

Cogemos un bol y metemos todos los ingredientes secos (la harina, la levadura y la sal) y los mezclamos bien. Ahora haremos un agujero en el centro donde meteremos el agua templada y el aceite de oliva.

Removemos con un tenedor hasta que la masa se empiece a despegar del bol. En este momento lo puedes seguir mezclando con tu propia mano. Recuerda que cuando te pongas a mezclar de enharinar la mano para que no se os quede pegada la masa en las manos.

Con la masa ya bien unificada vamos a enharinar la mesa un poco. Ahora vamos a amasar y estirar la masa encima de esa zona. Cuando ya esté bien estirado lo doblamos por la mitad y repetimos el proceso. Así estaremos durante 5 min.

Para que quede bien fina pasmos un rodillo por encima y le damos la forma redondeada. Solos nos quedará ponerle los ingrediente que queramos para la pizza y al horno!

Consejos

–        La harina que usaremos es harina de pizza o fuerte. No uséis la de bizcochos porque os quedara demasiado esponjosa y los bordes no os sabrán bien.

–        Con esta receta os da para hacer una pizza mediana

–        El aceite de oliva se puede cambiar por aceite de girasol

–        El agua debe de estar templada. Puede ser del tiempo o calentarla unos segundos en el microondas.

Imagen

Pasta con Baicon y Manzana

Siempre he leído que hay que comer 5 raciones de fruta y verdura al día, pero no sabia de qué manera introducir la fruta en mi vida. Un día fui a comer a un restaurante con mis padres y probé este planto del que me quedé encantada al instante. Así que este plato es para todos aquellos que no os gusta comer fruta a bocados, sino que esté rodeada de otros sabores.

Imagen

Ingredientes

  • Pasta
  • ½ manzana
  • 50 g de bacon
  • 50 g de champiñones
  • ¼  de cebolla
  • Aceite
  • Sal
  • Orégano
  • Queso rallado

Preparacion

Empezamos cortando el bacon en tiras. Ponemos la sartén al fuego con un poco de aceite y lo freímos. Retiramos el bacon. Cogemos los champiñones y los cortamos también a tiras y lo introducimos dentro del mismo aceite del bacon. Lo freímos también hasta que esté dorado y lo reservamos en compañía del bacon. Picamos la cebolla y la freímos un poco y la dejamos también reservada.

Ahora con la media manzana la cortamos a dados, con piel incluida, y la ponemos con el mismo aceite. La dejamos a fuego lento para que se vaya haciendo. Mientras ponemos la pasta a hervir (con agua, aceite y sal).

Con la pasta ya en su punto y la manzana blandita, lo ponemos todo en la sartén y lo mezclamos todo durante 2 o 3 minutos.

Una vez en el plato le ponemos el orégano y el queso rallado.

Consejos

–        Para saber si el bacon fijaros que la zona de la grasa este blanda y que la carne tenga un color rosa más subido.

–        No poner mucha cantidad de aceite, ya que el bacon por sí mismo suelta su grasa y hace que tengamos más aceite. A mi no me gusta que las cosas queden aceitosas, así que en el último paso, cuando ponemos ya todo junto en la sartén, quito todo el aceite que pueda y que no se me queden pegado nada.

–        ¿Qué hacer con la otra media manzana? Pues puedes comértela como postre, en compañía de otra pieza de fruta, o hacerte una pequeña macedonia.

–        ¿Qué hacer con la cebolla que me sobra? Yo la suelo picar toda y guardarla en un tupper en el congelador. Cuando me hace falta tiro de ahí.

–        Si no os gusta la cebolla podéis probar con cebolletas.

–        La manzana que yo he usado es una manzana verde, pero eso es siempre al gusto del consumidor. Si no os gustan podéis poner de la que más os guste.

–        La pasta que podéis poner es cualquiera, en mi caso he usado spaguettis, pero hacerlo con todos los tipos de pasta que existen.

Paninis con Atún y Queso

Esta nueva receta es facil y sobretodo buena, bonita y barata. Me la aconsejó un día un amigo mientras yo estaba con la mente en blanco y no sabia que poder cocinar, y hoy en día la suelo hacer más de dos o tres veces al mes.  Yo la suelo hacer cuando no tengo masas de pizza o cuando queda un poco de pan por la noche que ya no sé que hacer con él. También se puede utilizar con ese pan que se esta poniendo algo duro y no sabes cómo utilizarlo.

Ingredientes

  • 1 barra de pan
  • 1 lata de atún  en aceite
  • Aceitunas
  • Queso rallado sin lactosa
  • Orégano
  • Tomate frito

Preparación

Cogemos la barra de pan y cortamos por la cantidad que queramos comer, recordando siempre que saldrán dos paninis. Una vez cortada le ponemos por encima el tomate frito, el atún y las aceitunas. Espolvoreamos el queso por encima de los paninis, y por último le ponemos el orégano. Precalentar el horno a 180º. Una vez terminado los paninis los ponemos en el horno y los dejamos calentar durante unos 10 min, controlando siempre el pan para que no se nos queme. Los sacamos del horno y listos para comer.

Consejo

–         El queso rallado da igual de que marca sea. Yo he usado el de la marca Hacendado porque es el que más cerca tengo y, además, es el más económico.; pero puedes usar cualquier tipo.

–         No he puesto cantidades de nada porque es al gusto. Cuanto más tomate pongas más blando estará el pan por dentro. Cuanto más atún pongas más sabor tendrá a atún… y así todo.

–         Y como siempre la imaginación al poder. Se puede hacer a final de mes cuando ya no queda casi nada en la despensa o la nevera. Se puede poner todo lo que uno quiera poner. Imagen

Ensalada Simple

Esta es mi segunda receta. Es simple, sencilla, y lo más importante de todo, no contiene lactosa.

En esta época del año ya dejan de apetecer hacer guisos imposibles, o comidas calientes. Así que por eso os presento este plato tan refrescante y apetecible en estas fechas: una ensalada!

Esta es una ensalada simple, rápida y deliciosa, que suelo hacer siempre como acompañamiento de otro plato.

Ensalada Simple

Ingredientes

  • 1  lechuga
  • 1 zanahoria
  • 1 tomate
  • 3 aceitunas
  • aceite
  • vinagre
  • sal

Preparación

Empezamos con coger la cantidad de hojas de lechuga que nos haga falta o queramos comer. La lavamos con agua y la escurrimos bien.  Cogemos una zanahoria y la pelamos. Luego cogemos un rallador y esparcimos los trozos por encima de la lechuga una vez que esta esté ya seca.

Ahora cogemos un tomate , lo lavamos con agua, y lo cortamos en tacos.  Una vez cortado lo añadimos a la mezcla de lechuga y zanahoria. Para terminar ponemos las  aceitunas.

Luego aliñamos al gusto con el aceite, la sal y el vinagre.

Consejos

–         Yo suelo usar varios tipos de lechuga para este plato, así que se puede usar cualquier tipo. A la hora de añadirla a la ensalada se puede cortar las hojas de cualquier manera.

–         Con las zanahorias,  yo uso un frasco de tiras de zanahoria agridulce. Estas están conservadas con vinagre, entre otras cosas,  y como me encanta el sabor a vinagre, son las que me gusta consumir.

–         Con el tomate, no suelo usar un tomate entero nunca. Así que lo corto por la mitad y la otra mitad la suelo usar por la noche para untar el pan o como parte de la cena.